19 de noviembre de 2016

Artesanos o digitales


En este nuevo milenio hemos visto extinguirse diferentes empleos artesanos mientras emergen ocupaciones relacionadas con las nuevas tecnologías. ¿Cómo influyen estos cambios en las personas?

Me gustan las efigies del botero y del limpiabotas de la ciudad de Haro. No es casualidad que  la ciudad destaque estos oficios, puesto que solo una ciudad rica desde tiempos inmemoriales podía sostener a personas que trabajasen (y vendiesen) piezas de cuero y otras que se cuidasen de lustrar el calzado a sus clientes, que necesariamente habían de ser ricos y numerosos.

La gracia con que están realizadas estas dos obras me hace sonreír: son vivas, cálidas, reflejan bienestar, alegría y satisfacción con el trabajo realizado.  Y son también, creo, un buen símbolo de algo que tienen en común los oficios artesanos: la comunicación interpersonal directa. ¿Acaso se puede sonreír a la nada?

Parece evidente que los personajes sonríen al espectador mientras muestran las excelencias del oficio. 
Los pocos artesanos que he conocido estaban muy orgullosos de su trabajo y disfrutaban explicando sus "trucos" a quien quisiera escuchar.  Y también acostumbraban a platicar con clientes, vecinos y curiosos en general. La charla grata y pausada formaba parte del día a día de estas personas, provocando un intercambio de opiniones y experiencias que ayudaban a mejorar el oficio y, sobre todo, el bienestar psíquico del artesano.

La sociedad actual hace planteamientos muy diferentes.  La mayoría de los trabajos tienen un alto porcentaje de tareas digitales, e incluso las relaciones interpersonales se desenvuelven frecuentemente en las redes sociales.

Sherry Turkle, psicóloga del MIT, nos indica que sacrificamos la conversación por la conexión (TED: conectados pero solos).  Ethan Kross, de la Universidad de Michigan, ha realizado un estudio cuyos resultados explican que Instagram, lejos de hacernos felices, fomenta la envidia y la frustración, puesto que fomenta las comparaciones entre personas, aunque dichas comparaciones no sean siempre conscientes.  La frustración se debe, entonces, a que solo unos pocos pueden vivir sin el aplauso del grupo, y son aquellos que han  invertido previamente y con ahínco en su amor propio, como afirman investigadores de la Universidad de Cornell de Nueva York.

El Centro de Investigaciones Pew, en un informe  de 2014, explica que la generación del milenio arrastra unos niveles de confianza más bajos que las generaciones anteriores: solo un 19% de este colectivo confía en los demás, en comparación con el 31% de la  generación X(nacidos entre 1960 y 1980) y el 40% del baby boom (1945 - 1965).
También sabemos que las personas jóvenes tienen por lo general más actividad social en las redes que las personas mayores, y que ocupan más puestos directamente relacionados con las tecnologías.

Así que, con todas las excepciones que queramos, podríamos decir que las personas jóvenes tienen ocupaciones digitales y niveles de confianza bajos, mientras que las personas mayores que se ocupan (ocupaban) de labores artesanas tienen niveles de confianza más altos.
Además de los perfiles de los puestos ocupados - que obviamente tienen muy pocos paralelismos - podríamos pensar que existe una variable independiente que afecta a ambos colectivos: el tipo de comunicación interpersonal. 

En líneas generales, una persona que realiza trabajos artesanos tiene más posibilidades de interacción social directa en los procesos de adquisición de materia prima, elaboración del producto, demostración y venta.  En cambio, una persona que realiza trabajos con alta carga digital tiene más dificultades para establecer relaciones directas y de proximidad con colegas, proveedores o clientes, puesto que habitualmente se realizan a través de internet.

Esta predilección por lo digital comienza a establecerse en la infancia, a través del uso de juguetes digitales, teléfonos inteligentes, etc., etc., y de hecho numerosas familias lo favorecen como un medio de tener a los chiquillos entretenidos y "sin dar guerra". 

Como todo en esta vida, los adelantos tecnológicos pueden ayudarnos a ser más felices y tener mejores niveles de autoconfianza, o pueden esclavizarnos y hacernos más vulnerables psíquicamente.  Como dice Sherry Turkle, La  tecnología digital acaba de arrancar.  Tenemos tiempo de sobra para reconsiderar nuestra relación con ella.  No propongo que nos alejemos de los dispositivos, sino que los usemos de un modo más consciente.  Recuperemos espacios en el hogar para la charla o gozar de la soledad.  Y encontremos la forma de enseñarlo a los hijos.  Que el móvil no nos aleje del aquí y el ahora.

Y si las empresas se hicieran eco de esta reflexión para promover todo lo posible las relaciones interpersonales directas, miel sobre hojuelas (frase hecha que se apoya en una actividad artesana actualmente poco conocida :-).


¿Quieres ver esculturas similares? : esculturas de bronce en las calles de Haro
¿Quieres ver a un artesano en su salsa?  (el hojalatero)  Y si pinchas en  "oficios para el recuerdo"  tendrás acceso a muchos más.  Disfrútalos :-)

((Me ha inspirado este artículo El País Semanal del 13.11.2016)

29 de octubre de 2016

¿Qué tipo de contenedor emocional eres?


Hace poco tiempo leí un artículo que explicaba cómo organizar los armarios roperos aprovechando un cambio de temporada.  Primero pensé hay que ver cómo se ganan la vida algunas personas, un artículo entero para un tema tan baladí.  A los pocos días me vino a la memoria el citado artículo y mi soliloquio tomó un rumbo distinto:  Sí, sí, será una tontería, pero yo lo leí hasta el final". 

Pero ahí no quedó la cosa: por tercera vez en poco tiempo, en una de esas noches en las que cuesta conciliar el sueño, recordé el artículo desde otra perspectiva:  el párrafo que llamó mi atención cuando lo leí se refería a qué criterios utilizar para desechar la ropa. 

¡Qué curioso!  Lista de criterios para desechar la ropa.  Es verdad, y también utilizamos criterios para reordenar el despacho, el taller, las guanteras del coche... cualquier espacio en el que hemos ido depositando diferentes objetos.Y a medida que vamos viviendo vamos cambiando los criterios de selección y también los contenedores para guardar los objetos.

Así que hoy vamos a hablar de contenedores.

Los contenedores de la imagen se utilizan para reciclar:  depositamos ahí algo que ya no queremos con nosotros pero que pensamos que de una u otra forma se podrá procesar.

Las personas también hacemos de contenedores, en este caso de las emociones ajenas.  Asumimos ese rol de forma intuitiva o profesional, pero casi todo el mundo es / ha sido / será depositario de las confidencias de alguien. Está muy bien, porque es una forma espléndida de estrechar lazos afectivos, consolidar relaciones interpersonales, mejorar las capacidades de escucha activa, ayudar a otra persona en momentos delicados, etc., etc.  Cuando hacemos de contenedor de las emociones ajenas estamos tomando parte activa en su labor de procesamiento:  al finalizar el proceso, esas emociones no habrán desaparecido, sino que se habrán transformado en algo diferente y más útil listo para darle un nuevo uso.

Me conviene, además, distinguir entre los diferentes tipos de "contenedores".  Pasa igual que con los contenedores "de verdad":  si echo el aceite en el contenedor del papel estropeo el papel, el aciete no se recupera y además se contamina el medio ambiente.   Por eso cada contenedor "de verdad" tiene sus propias características de forma, color, etc., es importante saber cuál conviene utilizar en cada oportunidad.

Así que vamos a hacer una clasificación de "contenedores", para no echar el aceite en el de papel :-)

 Contenedor estándar, con color estandarizado que todo el mundo conoce: aquí se puede depositar casi cualquier tipo de vidrio. Dejamos en él nuestras botellas y similares sin pensar demasiado, en un acto casi reflejo producto de la costumbre.  Pocas personas se paran a pensar qué tipo de vidrio no puede echarse en este contenedor.  Es el de vidrio, ya está.

Si nosotros estamos haciendo de "contenedor" y mostramos esta imagen estándar,  es probable que viertan en nosotros cualquier cosa que convenga reciclar, como una riña con un compañero de  trabajo o remordimientos por un grave atropello a los derechos de otras personas. Existen muchas posibilidades de que no podamos procesar esos contenidos y nos sintamos como el papel impregnado de aceite:  incapaces de mejorar la situación ajena y nosotros llenos de pringue.

Contenedor artístico: a pesar de que la forma es idéntica al anterior, éste presenta una novedad atrayente:  reproduce una conocida obra de arte. Llama la atención e invita a acercarse, contemplarlo y utilizarlo. No sé si el ayuntamiento de Pamplona desea hermosear la ciudad, concienciar a los ciudadanos de la importancia del reciclaje, evitar los grafitis... pero el caso es que estamos ante un contenedor estándar al que se le ha añadido una capa externa sofisticada y atrayente.

Si nosotros estamos haciendo de contenedor artístico, estamos llamando la atención a los demás para que se acerquen a depositar sus cuitas.  Puede resultarnos gratificante porque a casi todo el mundo le gusta sentirse valorado, pero no estaría mal mirarnos primero a nosotros mismos para ver si en realidad no somos el contenedor estándar con una capa de maquillaje que se puede descascarillar al primer embate.  Seguro que tú también conoces a alguna persona que, probablemente con mejor intención que acierto, ejerce de consultora / asesora / consejera sin contar con los conocimientos necesarios.

En estos casos puede ocurrir que quien hace de "contenedor" vaya acumulando estrés por la inquietud que le genera la inseguridad ante el servicio que presta.  Y quien solicita el apoyo puede verse también perjudicado de diversas maneras: relaciones de dependencia, visiones sesgadas, problemas para avanzar, ...

No obstante, un contenedor artístico puede ser muy útil si quien hace de contenedor se cuida de que quede claro el tipo de ayuda que puede brindar: en el caso de la imagen podría ser útil para depositar las botellas de un botellón urbano, por ejemplo, pero debería dejar claro cuál es su misión.   Nosotros, del mismo modo, podemos dejar claro que podemos ser útiles en desencuentros de parejas, por ejemplo, pero no en traumas infantiles. 

 Contenedor - perezoso: Este contenedor, situado en Tortuguero, es muy diferente.  Mucho más pequeño, esbelto, sirve de base para la escultura de un animal emblemático de la zona.  Los visitantes lo utilizan como papelera en la que depositan cualquier tipo de desecho (papel, vidrio, plástico...).  Resulta muy atractivo y sugerente e incita a utilizarlo.

Un contenedor pequeño que alberga objetos variopintos.  Está claro que se ha de vaciar frecuentemente y que es preciso dedicar un tiempo a clasificar su contenido.  Muy apropiado para la cultura de su entorno, hacer las cosas poco a poco y hacerlas bien, con interés y dedicación;  ese perezoso explica perfectamente el enfoque:  poquito a poco, se puede conseguir  una vida grata y una edad longeva.

Si nosotros estamos haciendo de contenedor - perezoso, nuestra forma de acompañar a la persona que lo necesite es algo así como vierte aquí lo que quieras, pero en pequeña cantidad, porque vamos a procesarlo despacito y con cariño. Seguro que la persona atendida así se encuentra cálidamente acogida y con mejores niveles de bienestar.

Este planteamiento  es apropiado si tenemos formación específica y experiencia  adecuada en acompañar a personas en sus procesos de desarrollo personal.  De no ser así, lo más probable es que vivamos esta situación como impostores, lo cual no es sano ni para nosotros ni para quien ha solicitado el acompañamiento.

 Contenedor - búho: También lo he visto en Tortuguero, y forma parte de la "familia" de contenedores del lugar:  pequeños, artísticos y rematados por un animal del ecosistema. 

Tiene en común con el anterior su pequeña capacidad, pero el animal es muy distinto:  en este caso no se trata solamente de procesar poco contenido cada vez, sino que se procesa contemplándolo con "mirada de búho": con toda la calma que proporciona la inmovilidad de este animal cuando vigila sin interferir, verificando cuidadosamente todo lo que está al alcance de su vista... y recogiendo lo aprovechable, elevar el vuelo y llevárselo a otro lugar para poder disfrutarlo de forma cómoda y segura.

Si nosotros estamos haciendo de contenedor - búho ponemos todos nuestros recursos en detectar y resaltar todos los puntos fuertes y las capacidades de nuestro interlocutor, para ayudarle a que contemple la problemática que nos comparte con "ojos de búho", con una perspectiva diferente en la que apoyarse para superar la situación que le ocupa.  Estamos ayudándole a que saque lo mejor de sí para seguir desarrollándose a partir de sus propios recursos. 

Obviamente este tipo de interrelación no puede darse en cualquier caso, pues exige que la persona que solicita ayuda tenga una base sobre la que apoyarse y, además, que quien hace de contenedor cuente con una sólida experiencia.  De no ser así se pueden generar falsas expectativas, diversas frustraciones  y dolor para ambas partes.  (Sé que hay personas que ignoran deliberadamente estos riesgos buscando su propio beneficio, pero en este caso no hablaríamos de "contenedor  - búho", podríamos decir "contenedor - agujero negro" ).

En esencia, todos podemos hacer de "contenedor".  Es más, lo considero una especie de deber ciudadano porque es una forma de contribuir al bienestar de los demás. La clave para no dañar y no dañarse es reflexionar previamente y preguntarse:  ¿qué tipo de contenedor emocional soy?  Si tu respuesta te gusta, adelante.  Si no te gusta, siempre tienes dos opciones: buscar otra alternativa para ser útil a las personas de tu entorno, y prepararte para lograr ser un buen "contenedor" en el futuro. Porque la base de todo lo demás es que tú te encuentres satisfech@ de tus propias decisiones.

5 de octubre de 2016

Polinización ética y Talento Sénior

Una cálida entrevista que me ha hecho Rosa de Diego, de RNE4, comentando los artículos escritos en este blog, en la página corporativa corporativa  y en Diario Responsable.

Hablamos de la felicidad, de qué podemos hacer para ser más felices, de las relaciones interpersonales, de nuestros comportamientos en la empresa, del trabajo en equipo, de la importancia social de las personas sénior, de los nuevos modelos de gestión que se están implantando en las empresas socialmente responsables...  varios temas en un espacio radiofónico titulado "Llibres, píxels y valors" (Libros, píxels y valores).  Un buen encuadre  :-)

Espero que te guste. Y si quieres aportar tus comentarios será más valioso.  Gracias por anticipado.


1 de octubre de 2016

¿En qué mortero majas tu vida?

En la medida de mis posibilidades, me gusta que mis invitados se encuentren contentos y bien atendidos, así que me he puesto a guisar para ellos y he decidido utilizar uno de los morteros que tengo. ¿Cuál me ofrecería mejor el resultado que persigo?

El mortero es un un útil de cocina que se usa, como sabes, para machacar especias, semillas, etc.

Como todo en esta vida, se puede machacar cualquier cosa, sin ton ni son, de forma distraída o concentrada, mezclando los elementos al tuntún o siguiendo escrupulosamente las cantidades estipuladas en la receta que se esté cocinando...  En función de cómo lo  utilicemos  podremos conseguir un comistrajo o un manjar apetecible cual ambrosía.


Los ingredientes a machacar pueden ser tan diversos como los guisos que se pueden elaborar en una cocina medianamente bien abastecida: es cuestión de saber escoger lo más apropiado, en cada momento, de todo aquello que tengamos en nuestra despensa.

En cualquier caso, el uso del mortero supone que la persona que cocina quiere conseguir una mezcla homogénea pero no triturada, y además supone también que está dispuesta a emplear el tiempo necesario para realizar esta operación de forma manual.

Y, después de contemplar los morteros y escoger el más adecuado, mi cabeza ha dado un salto a otro estadio y me ha susurrado:  "mira, es la representación de la vida".  Así que aquí me tienes, haciendo ese paralelismo.

Veo un mortero pequeñito, de alabastro, prácticamente blanco (el color inocente que lo refleja todo)  en el que apenas caben unos pocos ingredientes. Si decido utilizarlo tendré que ir volcándolos poco a poco y majar despacito, para evitar que salten y se desperdicien. Y, claro, tendré que repetir la operación más de una vez para conseguir la cantidad adecuada.

Este mortero se parece a la infancia:  vamos incorporando poquitos ingredientes, tratándolos poco a poco y en dosis repetidas, para que la criatura pueda ir incorporándolos en sus rutinas diarias hasta que estén bien asimilados:  nociones de higiene, capacidad de aceptar un "no", alegría de compartir... poco a poco, su cabeza y su corazón se irán preparando para abordar con éxito las sucesivas etapas de la vida.  Si elegimos bien los ingredientes y los majamos con perseverancia y delicadeza estamos ayudando a modelar una futura buena persona.

También veo un mortero de cerámica. Amarillo, del color de la alegría y el empuje.  Es más grande que el anterior.  Qué bien, me caben más ingredientes y en mayor cantidad, puedo majar de una forma un poco más enérgica en caso de necesidad sin peligro de que los ingredientes se escapen.  Además, eso es nuevo, dispone de un canal para verter el contenido procesado si lo estimo conveniente.

Este mortero refleja la juventud:  más valores a incorporar, más conocimientos a adquirir, más descubrimientos a hacer, más mezclas para probar y enriquecer el guiso... y con la gran ventaja añadida de que la persona joven ya está en condiciones de comenzar a compartir parte de lo que previamente ha procesado:  tiene suficientes recursos y suficiente bagaje ético como para decidir qué mezclas debe hacer - en función de los ingredientes disponibles y del tipo del guiso a realizar - y qué parte del todo ha de compartir con los demás para favorecer su propio crecimiento y el de su entorno:  familiares, amigos, colegas, pero también entes intangibles como la sociedad y la naturaleza.

El tercer mortero es de piedra.  Piedra oscura, de un color gris - negro, ese color que condensa casi toda la gama de colores.  Además es el más grande de los tres.  En él se pueden conseguir mezclas de lo más variopinto, porque su gran capacidad permite trabajar simultáneamente la cantidad de ingredientes que deseemos, con la única limitación de tenerlos disponibles en la despensa. También nos permite majar despacito o vigorosamentes, sin riesgo de perder los ingredientes.  Y cuenta también con el canal para verter el contenido procesado.

Este mortero representa la etapa adulta: se han absorbido muchos colores / experiencias, se tiene más capacidad de recibir y procesar múltiples ingredientes a la vez, se pueden conseguir más mezclas diversas en función de más variables diferentes, se pueden  aprehender las experiencias de forma más sutil o enérgica... y se tiene el canal más amplio de los tres modelos, apto para compartir más, mejor y más a menudo con los demás.

Así que los ingredientes son las situaciones que nos depara la vida, y los morteros son lo que hacemos con esas situaciones: pequeño mortero = pequeña elaboración, etc.

No podemos utilizar ingredientes que no estén a nuestro alcance, del mismo modo que no podemos utilizar  situaciones que están viviendo otras personas.  En cambio,  podemos decidir  qué mortero vamos a usar,  (salvo en la infancia, obligados a usar el blanco, pequeño y de alabastro) amarillo, mediano y de cerámica en la juventud, y gris, de piedra y grande en la edad adulta.

Fíjate en qué forma se pueden apilar:




El mortero de la edad adulta contiene en sí los de la infancia y la juventud, y puede además hacer algo que los otros dos no pueden:  trabajar con pocos o muchos ingredientes y con pocas o muchas cantidades.  Es decir, el mortero grande puede hacer lo mismo que el pequeño y el mediano, y además hace algo más sofisticado y complejo que no pueden hacer los demás.

Así que, en resumen, una persona adulta puede elegir si conviene comportarse como un niño, un joven o un adulto:  la elección estará subordinada a la cantidad, calidad y simultaneidad de los "ingredientes" a tratar y de los resultados a compartir.

Por eso me gustan tanto las personas que, sin dejar de ser adultas, se comportan a veces - conscientemente - como niños o jóvenes.  Maravillas de nuestra compleja esencia humana :-)

5 de septiembre de 2016

Personas felices

¿Ser feliz, o estar feliz?

Creo que no se puede "ser" feliz pero sí se puede "estar" feliz. Desde luego que no conozco a nadie que sea feliz siempre y en cualquier caso, pero conozco a muchas personas que saben estar felices en muchos momentos diferentes.

Generalmente, la capacidad de sentir felicidad en diversos momentos de la vida está directamente relacionada con el nivel de autoestima.  Es fácil de explicar:  si tengo un nivel adecuado de autoestima, puedo dedicarme a observar cuanto ocurre  en mi interior y a mi alrededor y captar así esos momentos que me generan felicidad.

Por el contrario, si mi nivel de autoestima es bajo, tengo predisposición a dedicar mi atención y mis recursos a cuidar de mí misma (sobre todo desde el aspecto de la defensa: que no me hieran, que no me juzguen, que no me lastimen, que no me tomen el pelo, que no me malinterpreten...).  Es decir, el eje de mi interés está en la autodefensa, así que inconscientemente estoy dando a los demás el poder de hacerme sentir mal.

(Si quieres puedes leer una historia muy bonita, Cada uno da lo que tiene en su corazón)

Podríamos, entonces, observar qué hacen las personas que están felices a menudo, porque sus comportamientos pueden guiarnos para adecuar los nuestros en todas las circunstancias en que sea posible.  Y digo adecuar, no copiar, porque cada persona y cada circunstancia son diferentes de las demás.

Veamos:  Por lo general, una persona que está feliz a menudo...

  1. Considera que su entorno familiar, social y laboral es bueno.  Dice cosas como "si tuviera que vivir de nuevo esta experiencia, hacer amistad con..., elegir a mi familia,...volvería a hacerlo igual o parecido".  En líneas generales, está satisfecha del trato que le ha dispensado la vida.
  2. Considera natural esforzarse y poner lo mejor de sí, y no cree en las casualidades. Está convencida de que todo eso bueno que tiene se lo ha ganado ella misma, al menos en gran parte (por su predisposición, sus aportaciones, su forma de relacionarse, su generosidad,  su nivel de implicación, etc.) .
  3. Disfruta de las cosas.  Es normal verla encantada mirando cómo se mueven las hojas de un árbol, enfrascada en un libro, animada charlando con un amigo, implicada en colaborar con una causa social, comprometida con diversas actividades y organizaciones.... Y también disfrutando de un trabajo bien hecho y de un logro profesional.
  4. Incluso "disfruta" de un tropezón o un vaivén de la vida: le busca el lado bueno y saca conclusiones para seguir aprendiendo.  Y generalmente lo hace aplicando el sentido del humor y desdramatizando la situación.
  5. Tiene una visión bastante imparcial de sus fortalezas y debilidades, y además no le avergüenza que los demás las descubran:  considera que si los demás las conocen será más fácil poner las fortalezas al servicio de los demás (por ejemplo, del equipo de trabajo) y pulir sus debilidades con la ayuda ajena.
  6. Suele ser cooperadora. De hecho, encuentra muchos momentos felices poniendo parte de sí en pos del logro de un objetivo ajeno o compartido con otros.
  7. Le gusta definirse metas para ir mejorando.  Pueden ser metas relacionadas con el autocuidado personal, el nivel cultural, la responsabilidad social, etc., etc., cualquiera de los planteamientos que se pueden contemplar desde la nAch.
  8. Se siente apreciada por las demás personas.  En general, tiene la sensación de que los demás le están devolviendo en forma de aprecio las aportaciones que ella realiza, desde una sonrisa en un momento difícil hasta una colaboración desinteresada con el hijo de un amigo.  Es decir, acostumbra a mirar a los demás de la forma positiva en que se mira a sí misma. Aplica el refrán "siembras lo que recoges".
  9. Está convencida de que las cosas que realiza y las aportaciones que ofrece son buenas para ella misma y para los demás.  Generalmente defiende la postura ganar - ganar. (Y cuando el interlocutor no responde como ella espera, considera que no se debe dramatizar y sí seguir adelante, con esa persona o con otras).
  10. Es consciente de sus principios éticos, procura aplicarlos tan a menudo como sea posible y se siente incómoda consigo misma cuando detecta alguna incoherencia en su comportamiento. (Esto enlaza con el punto 7).
En cualquier caso, entiende que en la vida todo es relativo y que las cosas pueden verse desde muy distintas perspectivas:  no dramatizar demasiado es una fórmula excelente para disfrutar de muchos momentos felices en la vida.

¿Quieres leer algo relacionado?  Quiero ser feliz

Te dejo también un  par de videos que espero te resulten inspiradores, ya sabes: depende de cómo se miren las cosas :-)









22 de agosto de 2016

Guardería para maridos y la F1

IKEA  Australia organizó un espacio lúdico pensado para los hombres que acompañaban a sus parejas a la tienda y lo bautizó como "guardería para hombres".


Entiendo que es un guiño a los pacientes hombres que acompañan a sus parejas por los interminables pasillos de las tiendas, y que es también una forma inteligente de hacerse publicidad.

De hecho, hay ideas francamente brillantes basadas en los comportamientos infantiles.  He aquí un ejemplo:




Yo voy  ahora a mirarlo desde otro ángulo. Entiendo que IKEA supone que algunos hombres acompañantes agradecen que se les coloque en una situación más propia de la edad infantil:  espacio acotado, juguetes diversos, una persona que le indica cuándo ha de terminar la sesión de juego...

Me ha llamado la atención el hecho de que asocie  jugar solo con la edad infantil.  Si no fuera así no se hablaría de "guardería" al referirse a ese espacio;  se podrían haber seleccionado otras palabras relacionadas con el placer, la especialización,  la oportunidad de relacionarse, de utilizar tecnología diseñada para el entretenimiento, etc., etc. 
Existen diversas empresas que, en el ámbito laboral, cuentan con un espacio "de juegos" destinado a todas las personas empleadas, que pueden utilizarlo libremente cuando sienten necesidad de relajarse, aislarse, tomar distancia del trabajo que están realizando, relacionarse con los compañeros...  En ningún caso he visto que ese espacio se relacione con la infancia.

Generalmente se suele mencionar que favorece la creatividad y el bienestar de las personas, circunstancias que después tienen repercusiones directas y positivas en los resultados del trabajo.
Estoy más de acuerdo con esta forma de ver el juego.  Es verdad que jugar es una actividad propia de la infancia, pero no solo de la infancia.  De hecho, las personas adultas que juegan suelen ser más felices, hacen más felices a las demás personas, estimulan su creatividad, tienen menos enfermedades, son más proactivas, tienen más facilidad para aprender y cuentan con otras muchas ventajas que sería prolijo enumerar.
Por eso me gustan las empresas que saben estimular el juego entre sus empleados y que miden los resultados que éstos obtienen, más que  las horas que están aparentemente dedicados al trabajo.  Por lo general, se trata de empresas de éxito y de empleados satisfechos
La primera vez que tuve acceso a una empresa así (en los noventa, hace, ay, mucho tiempo) fue en Offenbach, Alemania. Junto con  Karsten Trebech visité Löhr & Bromkamp, planta del grupo GKN Driverline. En aquella época se dedicaban a fabricar ejes para coches, habían recibido múltiples premios internacionales y proclamaban que su filosofía básica era hacer a los empleados orgullosos de su rendimiento, partiendo de la idea de que las personas son más flexibles que las máquinas y por tanto conviene centrarse en las personas.
En este contexto - además de otras muchas cosas que no vienen al caso - los operarios de la planta tenían a gala reducir los tiempos en cambios de máquinas, manualmente, simulando los cambios de neumáticos en  las carreras de F1.
Es decir, las empresas que favorecen planteamientos lúdicos son exitosas. ¿Estás de acuerdo?

8 de agosto de 2016

La lentitud y la técnica del sándwich

Supongamos que te identificas con la conejita:  seguro que te has visto en una situación así en más de una oportunidad:



En función de tu propio ritmo vital estarás más o menos a gusto hablando con una persona lenta.  He visto a personas escuchar atenta y respetuosamente, y también a otras interrumpiendo, marchándose, atropellando al interlocutor, acabándole las frases, consultando el móvil mientras el interlocutor acaba la frase... un montón de reacciones distintas.

¿Cuál es la buena reacción? 

No existe una respuesta adecuada a esa pregunta.  Depende del punto de vista desde el que se mire. ¿Qué vamos a priorizar? El respeto, el autocontrol, la consolidación de la relación, la empatía, la agenda, mis necesidades del momento... o muchas otras variables que no vamos a enumerar.

En líneas generales, podemos decidirnos por una de estas dos posibilidades:

Deseo mantener relaciones con esa persona, ahora y a medio plazo.  Muy bien,  relajémonos; vamos a practicar el autocontrol, la paciencia y la escucha activa.  Está claro que hemos de tener cierta práctica previa, pero en este momento en concreto conviene utilizar las habilidades conseguidas.  En esencia, se trata de esforzarnos para que la persona en cuestión se sienta escuchada y reconocida como persona, con su ritmo y sus peculiaridades.


Esta postura tiene la ventaja de que conseguiremos establecer una buena relación, cosa que nuestro interlocutor no suele conseguir con frecuencia.  Es de suponer, pues, que apreciará nuestro comportamiento y actuará en consecuencia.

No tengo especial interés en mantener relaciones con esa persona a medio plazo.  En ese caso vamos a sopesar cuál es el mínimo esfuerzo que he de hacer para no molestar a mi interlocutor y a la vez no dedicarle más tiempo del estrictamente necesario.


Ésta es la postura más delicada, porque cuánto esfuerzo es adecuado dedicar en estas ocasiones es algo subjetivo:  no depende únicamente de mis intenciones respecto a la relación con esa persona;  entran en juego  - consciente o inconscientemente -  aspectos como:

  • mis principios éticos, 
  • mis modales sociales, 
  • mi generosidad hacia mis semejantes, 
  • la importancia que concedo al qué dirán,
  • lo bien o mal que me haya caído esa persona;
  • etc.   

En este caso, normalmente funciona muy bien la "técnica del sándwich",  pan - contenido principal - pan; es decir, un mensaje estructurado en tres trozos: a) una frase cortés, b) mi mensaje para cortar la conversación  c) una frase cortés.  

Si la conejita del vídeo hubiera utilizado esta técnica, posiblemente hubiera dicho algo como: "Aprecio mucho el conocimiento que tienes para obtener información valiosa; lo que ocurre es que en este momento estoy resolviendo una urgencia policial y tengo que salir de aquí ahora mismo; ¿verdad que me darás esa info lo más rápido que puedas? Confío en tu competencia para hacerte cargo de mi situación".

Realmente no tenemos nunca la certeza de que esta técnica (u otra cualquiera) vaya a funcionar, puesto que las personas gestionamos tantas variables simultáneamente que es imposible adelantarse a las reacciones del interlocutor.  Pero, en líneas generales, la reacción suele ser favorable si nuestra argumentación se basa en el respeto y la asertividad.

En cualquier caso, y si no conseguimos nuestros propósitos de acortar la situación, siempre nos queda el recurso de hacer como los perezosos de Costa Rica:



Quién sabe, quizás nos hayamos encontrado en una situación así para que tengamos la oportunidad de apreciar la vida a su ritmo natural, desposeída de esas prisas que nos corroen las entrañas...

¿Qué haces tú cuando te ves en una situación parecida a la de la conejita?

1 de agosto de 2016

Psicología Positiva y Ética: Ejercicios para el bienestar (y V)

Continuamos con los artículos basados en el modelo PERMA;  ahora vamos a presentarte los ejercicios de la A.   (Éste es otro post "a cuatro manos" con Maite Sánchez-Mora, @Maite_San). Por si quieres ver el enfoque general de estos artículos, te dejamos el artículo correspondiente aquí.

Permítenos recordarte también que:

Psicología Positiva y Ética es una combinación que favorece el bienestar;
El bienestar individual favorece el bienestar de la organización;
El bienestar de la organización favorece una espiral virtuosa de abundancia para la persona, la organización en la que trabaja y la sociedad en general.

Hoy acabamos la serie de artículos sobre PERMA. Esperamos que te hayan resultado útiles y nos encantará que contactes con nosotras si deseas comentarnos algo :-)

Ejercicios de la A (Achievement o Logro)


¿Qué haces para que tu equipo tenga metas claras?

¿Cómo te aseguras de que esas metas de tu equipo no perjudiquen a nadie?

¿Qué opinas del refrán “Siembra y recogerás"?

¿Qué valor das a la buena suerte vs al esfuerzo para conseguir el objetivo?

¿Cómo te aseguras de que tus esfuerzos sean ecológicos?

¿De 0 a 10, cuánto confías en ti?

En caso de que desees mejorar esa puntuación, ¿hasta qué punto tienes en cuenta las interrelaciones con  tu equipo para mejorar tu autoconfianza?

¿Te planteas a veces mejorar tu autoconfianza trabajando para el bienestar ajeno en vez de trabajar para tu propio bienestar?

¿Qué importancia tiene para ti alcanzar el objetivo que te has propuesto?

Cuando priorizas tus objetivos utilizas diversos parámetros, ¿qué lugar ocupan en la lista de parámetros los criterios éticos?

¿Cuánto te motiva que lograr un objetivo sea para rivalizar con otro profesional?

¿Cómo entiendes el concepto "rivalidad"? (Podría ser un continuo desde "a muerte" hasta "rivalizar sí pero sin dañar")


-------

Por si quieres  repasar lo hecho hasta ahora:

1. Presentación del enfoque Psicología Positiva más Etica:  Una espiral virtuosa generadora de abundancia.

2. Ejercicios de "P", emociones positivas y ética: Psicología Positiva y Ética: Tabla de ejercicios para el bienestar I.

3. Hablemos de "E" (engagement, compromiso, implicación) y Ética: Hoy puede ser un gran día y mañana también.

4. Ejercicios de "E" (engagement, compromiso, implicación):  Psicología Positiva y Ética: Tabla de ejercicios para el bienestar (II)

5. Hablando de "R", Relaciones Positivas:  Psicología Positiva y Ética: Relaciones Positivas.

6. Psicología Positiva y Ética:  Tabla de Ejercicios para el bienestar (III).

7. Psicología Positiva y Ética: Meaning, Significado o Propósito

8. Psicología Positiva y Ética:  Ejericicios sobre M,  Meaning o Significado
 
9. Psicología Positiva y Ética: Achievement o Logro

Esperamos que te encuentres cómod@ en esta nueva etapa de mejora personal continuada.

¡Y no te olvides de celebrar los logros!

13 de julio de 2016

Psicología Positiva y Ética: Achievement o Logro

Continuamos con los artículos basados en el modelo PERMA;  ahora vamos a presentarte la A.   (Éste es otro post "a cuatro manos" con Maite Sánchez-Mora, @Maite_San). Por si quieres ver el enfoque general de estos artículos, te dejamos el artículo correspondiente aquí.

Permítenos recordarte también que:
  1. Psicología Positiva y Ética es una combinación que favorece el bienestar;
  2. El bienestar individual favorece el bienestar de la organización;
  3. El bienestar de la organización favorece una espiral virtuosa de abundancia para la persona, la organización en la que trabaja y la sociedad en general.

-La A - 


Los logros son el  quinto elemento del bienestar humano. Hablamos de  logros positivos, cuando se consigue alcanzar un objetivo.

Cuando el líder se orienta al objetivo con la visión adecuada, está en posición de contribuir a lograr una organización de alto rendimiento. Los logros individuales, siempre con los demás y no a su costa, son los que potencian el deseado florecimiento profesional. El directivo que se orienta al logro positivo muestra confianza en sus capacidades, y -  al valorar  la importancia de ofrecer resultados -  se ocupa de que los miembros de su equipo tengan metas claras. 

Podríamos  decir que los logros son el mejor feedback de que las acciones del proceso han estado bien orientadas.

Una vez identificado un logro es muy sano celebrarlo. Previamente hay que contar con la
autoconfianza suficiente para saber que se puede conseguir. "Yes, you can!"


“Una compañía es como un árbol. Hay una parte que es visible, los frutos, y otra parte que es oculta, las raíces. Si solamente te preocupas por recoger los frutos, el árbol puede morir. Para que el árbol crezca y continúe dando frutos, las raíces deben estar sanas y nutridas. Esto es válido para las empresas:  si solo nos preocupamos de los resultados financieros e ignoramos los valores escondidos, la empresa no sobrevivirá a largo plazo.”  Leif Edvinsson, Director de Capital Intelectual de Skandia.

La persona que hace de líder puede disfrutar mucho y satisfacer su nAch si se enfoca en hacer crecer a las personas de su equipo.  Es una experiencia tan gratificante que resulta adictiva, y a la vez contribuye a reforzar la sensación de logro que experimenta el líder.  Es un círculo virtuoso que, en palabras de Aristóteles "como el placer perfecciona las actividades, [por lo tanto] también lo hará con la vida".

Conseguir logros individuales y después hacer que el equipo haga lo propio está muy relacionado con el liderazgo auténtico de Walumba, que como podrás observar, tiene una gran carga ética.  Lo cual es muy lógico y no es ningún invento de Walumba, desde los inicios de nuestra cultura se aplica este enfoque:  hacer las cosas bien es la esencia de la ética, y hacer que los demás estén bien es uno de los pilares para sentirse bien.


Por si quieres  repasar lo hecho hasta ahora:

1. Presentación del enfoque Psicología Positiva más Etica:  Una espiral virtuosa generadora de abundancia.
2. Ejercicios de "P", emociones positivas y ética: Psicología Positiva y Ética: Tabla de ejercicios para el bienestar I.
3. Hablemos de "E" (engagement, compromiso, implicación) y Ética: Hoy puede ser un gran día y mañana también.
4. Ejercicios de "E" (engagement, compromiso, implicación):  Psicología Positiva y Ética: Tabla de ejercicios para el bienestar (II)
5. Hablando de "R", Relaciones Positivas:  Psicología Positiva y Ética: Relaciones Positivas.
6. Psicología Positiva y Ética:  Tabla de Ejercicios para el bienestar (III).
7. Psicología Positiva y Ética: Meaning, Significado o Propósito
8. Psicología Positiva y Ética: Ejericicios sobre M,  Meaning o Significado 

20 de junio de 2016

Psicología Positiva y Ética: ejercicios para el bienestar (IV)

Ejercicios de la M (Meaning, Significado o Propósito)

Continuamos con los artículos basados en el modelo PERMA;  ahora vamos a hacer unos ejercicios sobre Meaning.  (Éste es otro post "a cuatro manos" con Maite Sánchez-Mora, @Maite_San). Por si quieres ver en qué se basan estos ejercicios, te dejamos el artículo correspondiente aquí.

 Recuerda que el propósito de estos ejercicios es que puedas incorporar buenos hábitos, esos buenos hábitos que solo tú sabes cuáles son para ayudarte a incrementar tus niveles de bienestar.

Te recordamos también que:

    1. Psicología Positiva y Ética es una combinación que favorece el bienestar individual;
    2. El bienestar individual favorece el bienestar de la organización;
    3. El bienestar de la organización favorece una espiral virtuosa de abundancia para la persona, la     organización en la que trabaja y la sociedad en general.

Tú eres responsable, en gran parte, de tus niveles de bienestar.  Tú eres corresponsable, en parte, de los niveles de bienestar de las personas de tu entorno. ¿Verdad que te apetece hacer unos ejercicios?

                                                   ¡La M! 


  • ¿Qué sentido tiene tu trabajo?
  • ¿Para qué realizas las actividades principales de la jornada laboral?
  • De 0 a 10: ¿Cuánto te llena lo que haces? 
  • ¿Qué detalles hacen que esa puntuación no sea inferior? 
  • ¿Qué podrías hacer para aumentarla?
  • ¿Cómo se relacionan tus resultados profesionales con la satisfacción y bienestar de los clientes? 
  • ¿Y de la sociedad?
  • ¿Cómo haces para saber que lo que vas a hacer hoy (esta semana, este mes) está de acuerdo con tus principios éticos?
  • ¿Cómo resuelves tus incoherencias cuando descubres que una cosa es lo que crees y otra lo que estás haciendo?
  • ¿Qué aspectos concretos de tus propósitos para hoy (esta semana, este mes) deberías revisar para asegurarte de que no chocan con tus principios éticos?
  • ¿Qué recursos puedes aplicar para que el grado de incoherencia que has detectado disminuya un poco?
  • ¿De qué forma te premias cuando has conseguido lo que te propusiste?



 Por si quieres  repasar lo hecho hasta ahora:

1. Presentación del enfoque Psicología Positiva más Etica:  Una espiral virtuosa generadora de abundancia.
2. Ejercicios de "P", emociones positivas y ética: Psicología Positiva y Ética: Tabla de ejercicios para el bienestar I.
3. Hablemos de "E" (engagement, compromiso, implicación) y Ética: Hoy puede ser un gran día y mañana también.
4. Ejercicios de "E" (engagement, compromiso, implicación):  Psicología Positiva y Ética: Tabla de ejercicios para el bienestar (II)
5. Hablando de "R", Relaciones Positivas:  Psicología Positiva y Ética: Relaciones Positivas.
6. Psicología Positiva y Ética:  Tabla de Ejercicios para el bienestar (III).
7. Psicología Positiva y Ética: Meaning, Significado o Propósito

31 de mayo de 2016

Actitud y coraje

Un post elaborado "a cuatro manos"

El pasado mes de septiembre mi buen amigo José Iribas (@jiribas) y yo escribimos a cuatro manos el artículo Pero no empuje (en mi blog  y en el blog de José). Disfrutamos muchísimo escribiéndolo juntos y además os gustó, así que estábamos contentos por partida doble.  Fue José quien comenzó y seguidamente me pasó el testigo, de modo que fui enlazando algunas ideas a partir de las que él había ido desgranando.

En esta ocasión seré yo quien arranque el artículo y después José enlazará como su buen juicio -que tiene mucho- le indique.
Sé que le pillo desprevenido porque precisamente en esta época está sobrecargado de trabajo y no se dedica a escribir con la frecuencia que solía, pero precisamente por eso creo que ahora es el momento de ofrecerle un medio artículo.  Con su facilidad para la escritura lo terminará "sin despeinarse"; tiene buena pluma. ¿Qué digo pluma? Lápiz, un lápiz afilado y multicolor capaz de matizar, enfatizar, resaltar, difuminar o colorear el más sencillo pensamiento hasta conseguir que nos prendamos de él, nos quedemos dándole vueltas y lleguemos a contemplar una nueva realidad más rica y gratificante.

Verás que no exagero en absoluto si visitas su blog y entras en cualquiera de sus artículos. Anímate, estoy segura de que te suscribirás. ;-)

A lo que íbamos: Aprovecho  un párrafo sobre Jerjes que me ha enviado mi también buen amigo Iñaki Gómez 

A pesar de que soy ferviente pacifista, no puedo por menos de admirarlo por las enseñanzas que contiene.  Obviamente se pueden entender varias cosas, y estoy segura de que José va a desmenuzar alguna de las frases para explicárnosla de acuerdo con los muchos valores que defiende, de palabra y de obra: (O quizás haga otra cosa completamente distinta) ;-)

"Los persas acamparon cerca del paso.  Jerjes envió un heraldo, que comunicó a Leónidas la potencia del ejército persa y le propuso la rendición.

•    Jerjes, en su generosidad, os perdonará la vida si deponéis las armas. ¿Qué respuesta debo llevar?

•    Ven tú por ellas, fue la corajuda contestación del espartano.

 Un desanimado hoplita comentó esa noche:

•    Mañana, cuando vengan los persas, las flechas taparán el sol.

 Dienekes, digno subordinado de Leónidas, afirmó:

•    Mejor, así pelearemos a la sombra".



Querido José, te cedo el testigo. ;-)
¡Y aquí lo tomo, agradecido, amiga!

Edita (@EditaOla) dice que es ferviente pacifista. Y tengo muy claro que lo es.

También tengo claro que es generosa (¡más que el Jerjes perdonavidas!). Lo demuestra con esa “provocación” de elogios inmerecidos que han caído sobre mí como flechas de cariño y que –esos, sí- merecerían un “y tú más”. O, qué menos, el “yo también te quiero”.

Cuando yo ejercía como abogado, al redactar un contrato, advertía en cada ocasión que “los contratos se suscriben entre amigos como si fueran enemigos”. Como toda regla, tiene sus excepciones, pero hay que dejar claro que en un acuerdo debe preverse cualquier contingencia… por si las moscas.

No quiero distraerte: efectivamente, este es un post que se suscribe (o que se os escribe) entre amigos. Como amigos que somos. Edita y yo. Y tú que nos lees, si quieres. Porque nosotros, queremos.

Voy a centrarme en el hoplita, que augura la peor tormenta de flechas justo cuando lo que hace falta es motivación, moral, rasmia, coraje –que no es, precisamente, ingenuidad-.

Lo hago para poner de relevancia la respuesta -no es un “zasca”, pero casi- de ese griego que era Dienekes, pero que de haber sido argentino se llamaría Cholo Simeone. O de ser español Rafa Nadal (Raza Nadal, si prefieres).

"Mejor, así pelearemos a la sombra", contestó resuelto el espartano.

Algunos dirán que Dienekes era un temerario; o que, como poco, hacía de la necesidad virtud, pero es que… ¡necesitamos tanta!

Me gustan las personas que no se arrugan, que se crecen ante la adversidad, en las peores circunstancias. Las que no tiran la toalla, las que se levantan cuando caen.

Sé que no es fácil. O que es más fácil escribirlo… que vivirlo. Porque “el papel –en este caso la pantalla- lo aguanta todo”.

A esa actitud personal, que alabo por su valor (aquí cabe la polisemia), le veo una virtud adicional en el caso de Dienekes: no sólo es que el griego se crezca ante lo que va a venir, ante “la que va a caer”: es que anima a los demás. Y necesitamos inyectarnos esperanza.
Batalla perdida es la que no se emprende. Diría alguno de mis colegas: “el no, ya lo tienes”. ¡Vamos, pues, a por el sí! No nos pongamos en lo peor como si fuera inevitable. Porque si así lo hacemos, desde luego, lo será.

Lo decía Henry Ford: “Tanto si piensas que puedes, como si piensas que no puedes, estás en lo cierto”.
Oye, pues puestos a elegir, me quedo con lo primero. Eso sí, sin ingenuidades: la batalla de la vida hay que ganarla partido a partido. Y crecerse ante la adversidad.

¡Venga, Cholo! ¡Vamos, Rafa!

24 de mayo de 2016

Psicología Positiva y Ética: Meaning, Significado o Propósito

Continuamos con los artículos basados en el modelo PERMA;  ahora vamos a presentarte la M.   (Éste es otro post "a cuatro manos" con Maite Sánchez-Mora, @Maite_San). Por si quieres ver el enfoque general de estos artículos, te dejamos el artículo correspondiente aquí.

Permítenos recordarte también que:

    1. Psicología Positiva y Ética es una combinación que favorece el bienestar individual;
    2. El bienestar individual favorece el bienestar de la organización;
    3. El bienestar de la organización favorece una espiral virtuosa de abundancia para la persona, la     organización en la que trabaja y la sociedad en general.

Tú eres responsable, en gran parte, de tus niveles de bienestar.  Tú eres corresponsable, en parte, de los niveles de bienestar de las personas de tu entorno. ¿Verdad que te apetece seguir leyendo?


Meaning
o Significado es aquéllo que contribuye a dar sentido a la vida y marca la dirección de nuestras acciones. “Propósito” es el sinónimo por excelencia.

El Propósito es otro de los elementos clave que contribuyen al bienestar: en su sentido más amplio,  realizar actividades que tengan sentido para la humanidad.

En el contexto profesional,  tener el sentimiento de que con ciertas acciones el directivo/a contribuye al beneficio de la comunidad.  Una meta profesional o creativa, que esté alineada con nuestros valores y los de la compañía, es suficiente para encontrar sentido a la actividad profesional. Y además es independiente del nivel de responsabilidad que el directivo tenga en la organización. No es necesario romperse la cabeza buscando actividades que tengan sentido, incluso fuera del trabajo.  La misma compañía puede ofrecer  los recursos (como por ejemplo actividades de Voluntariado Corporativo), pero lo verdaderamente importante es cómo se siente el directivo, qué significado tiene para él el trabajo que realiza.

 En síntesis, es ser solidario/a, ayudar a otros y contribuir a cambiar el mundo, con pequeñas acciones o con la actividad diaria como consecuencia del rol profesional.  

Ya sabemos que el joven de “la historia del lanzador de estrellas” no podrá devolver todas las estrellas de mar al mar, como cuenta su autor, el Dr. L. Eiseley, pero solo por las estrellas que se benefician, ha valido la pena la acción.

Sentir que utilizamos la dedicación y energía laboral para “algo que vale la pena” proporciona bienestar . Esa es nuestra contribución. Contribuir al crecimiento de los miembros del equipo, en muchas ocasiones también produce bienestar, independientemente de los buenos resultados de ventas. Por eso suele buscarse por su valor intrínseco y no se limita a un estado subjetivo, ya que la conducta consecuente es observable.

La realización de actividades que tienen sentido se caracteriza por:
  1. Tener un propósito
  2. Implicar unos valores
  3. Demostrar eficacia
  4. Contar con dosis de autoestima
La Ética juega también un papel importante cuando nos planteamos realizar actividades con sentido. Por ejemplo, si un líder:
  • tiene asumido que es un deber moral ayudar a otros, realizará su trabajo de forma que las personas de su equipo puedan aprender y desarrollarse gracias a los comportamientos ejemplares que tiene y la ayuda que les presta tan a menudo como le es posible;
  • considera que la justicia es vital para mejorar la sociedad, hará lo posible para reconocer, remunerar, promocionar, apoyar... a las personas de su equipo cuando considere que los comportamientos de esas personas se han ajustado al marco preestablecido de relaciones profesionales;
  • en términos generales, se parará a pensar cómo hacer las cosas lo mejor posible dentro de su marco de valores.
Y esos comportamientos del líder tienen  el doble efecto de mejorar la vida de las personas del equipo y, a la vez, cumplir con los cuatro puntos señalados para poder seguir realizando actividades con sentido:  responden a un propósito preformulado, ponen en práctica los valores, consiguen que las actividades resulten eficaces y mejoran el nivel de autoestima del líder.  Un perfecto círculo virtuoso.

Por si quieres  repasar lo hecho hasta ahora:

1. Presentación del enfoque Psicología Positiva más Etica:  Una espiral virtuosa generadora de abundancia.
2. Ejercicios de "P", emociones positivas y ética: Psicología Positiva y Ética: Tabla de ejercicios para el bienestar I.
3. Hablemos de "E" (engagement, compromiso, implicación) y Ética: Hoy puede ser un gran día y mañana también.
4. Ejercicios de "E" (engagement, compromiso, implicación):  Psicología Positiva y Ética: Tabla de ejercicios para el bienestar (II)
5. Hablando de "R", Relaciones Positivas:  Psicología Positiva y Ética: Relaciones Positivas.

3 de mayo de 2016

Psicología Positiva y Ética: Tabla de ejercicios para el bienestar (III)

Ejercicios de la R (Relaciones Positivas)

Continuamos con los artículos basados en el modelo PERMA;  ahora vamos a hacer unos ejercicios sobre Relaciones Positivas  (Éste es otro post "a cuatro manos" con Maite Sánchez-Mora, @Maite_San). Por si quieres ver en qué se basan estos ejercicios, te dejamos el artículo correspondiente aquí.

 Recuerda que el propósito de estos ejercicios es que puedas incorporar buenos hábitos, esos buenos hábitos que solo tú sabes cuáles son para ayudarte a incrementar tus niveles de bienestar.

Te recordamos también que:

    1. Psicología Positiva y Ética es una combinación que favorece el bienestar individual;
    2. El bienestar individual favorece el bienestar de la organización;
    3. El bienestar de la organización favorece una espiral virtuosa de abundancia para la persona, la     organización en la que trabaja y la sociedad en general.

Tú eres responsable, en gran parte, de tus niveles de bienestar.  Tú eres corresponsable, en parte, de los niveles de bienestar de las personas de tu entorno. ¿Verdad que te apetece hacer unos ejercicios?

¡La R! 

¿Y tú, cómo te comunicas? ¿Tienes estilo, o estilazo?

  • Si te repiten constantemente que no escuchas... ¿a qué esperas para cambiar?  La fórmula de las relaciones positivas incluye saber escuchar, hablar, valorar, respetar, cerrar los acuerdos y luego cumplirlos... y también saber estar.

  • Conexiones auténticas con los demás:  ¿Puedes destacar al colaborador que más te valora?  Si se le preguntara, ¿qué crees que destacaría de ti y de tu forma de relacionarte?
  • ¿Puedes evaluar la autenticidad y la honestidad en alguna de tus relaciones laborales en %?
  • ¿Cuentas con un buen tejido social - profesional?
  • ¿Qué porcentaje de tu trabajo depende de la interacción con los demás antes que de las tareas?


Otra reflexión:
Imagina que, como consecuencia de una serie de cambios en la empresa en la que trabajas, a partir del próximo lunes te incorporarás a un equipo de trabajo en el que está también un antiguo compañero tuyo a quien retiraste la palabra hace algún tiempo, cuando se dedicó a complicarte la vida durante una larga temporada, hasta que pediste cambio de puesto.

Una compañera común acaba de explicarte que tu "enemigo" está pasando por serias dificultades familiares y económicas, hasta el punto de que va por los pasillos como alma en pena y siempre aprovecha la menor oportunidad para desahogarse con cualquiera contando sus desdichas.

Desde que te han dado esta noticia estás en un lío tremendo, oscilando desde "que se fastidie, le está bien empleado" hasta "pobre hombre, lo debe de estar pasando muy mal";  Desde "ahora me voy a desquitar" hasta "me sonríe la vida, debería echarle un cable".  Desde "…."  hasta "….".

Necesitas tomar una decisión que te permita estar a gusto dentro de tu propio pellejo y orgullos@ de ti, porque el lunes próximo está ahí mismo y estarás trabajando con él durante todo el día, todos los días… 

¿Qué deberías considerar para tomar la decisión más adecuada?  ¿Cómo sabrás que es la más adecuada? ¿Adecuada para quién?

¿Cómo crees que te sentirás si te comportas de acuerdo con la decisión que has adoptado?

Finalmente, ¿quieres cultivar las relaciones positivas?



 Por si quieres  repasar lo hecho hasta ahora:

1. Presentación del enfoque Psicología Positiva más Etica:  Una espiral virtuosa generadora de abundancia.
2. Ejercicios de "P", emociones positivas y ética: Psicología Positiva y Ética: Tabla de ejercicios para el bienestar I.
3. Hablemos de "E" (engagement, compromiso, implicación) y Ética: Hoy puede ser un gran día y mañana también.
4. Ejercicios de "E" (engagement, compromiso, implicación):  Psicología Positiva y Ética: Tabla de ejercicios para el bienestar (II) 
5. Hablando de "R", Relaciones Positivas:  Psicología Positiva y Ética: Relaciones Positivas.