5 de noviembre de 2013

¿A quién llevarías?

“Un problema planteado correctamente es un problema prácticamente resuelto”.

 Estás conduciendo tu automóvil deportivo de dos plazas en una noche de tormenta terrible. Pasas por una parada de autobús donde se encuentran tres personas esperando:

1.                  Una anciana enferma a punto de morir.

2.                  Un viejo amigo que una vez te salvó la vida.

3.                  La pareja de tus sueños.

¿A quién llevarías en tu automóvil, habida cuenta que sólo tienes sitio para un pasajero?

 Éste es un dilema ético y moral utilizado en entrevistas de trabajo. Podrías llevar a la anciana, porque va a morir y por lo tanto deberías salvarla primero; o podrías llevar al amigo, ya que él te salvó la vida y estás en deuda con él. Sin embargo, posiblemente nunca vuelvas a encontrar a la pareja de tus sueños.

Un aspirante en una entrevista fue contratado, de entre 200 concursantes, por su magnífica respuesta ¿Quieres saber qué respondió? Simplemente contestó:

“Le daría las llaves del coche a mi amigo, y le pediría que llevara a la anciana al hospital; mientras tanto, yo me quedaría esperando el autobús con la pareja de mis sueños".

¿Te gustó la historia? Pues así es la vida, por ello debes tener siempre muy presente aquella trillada frase: “Un problema planteado correctamente es un problema prácticamente resuelto”.

(Esta historia es un regalo de mi amigo Ferran Martí)

Me gustan las historias que ayudan a plantear los problemas desde ángulos insólitos, ¿y a ti?

Te dejo aquí un enlace a un montón de moralejas :-)

29 comentarios:

  1. Anónimo5/11/13

    Sin duda... gran respuesta!!!
    Albert Vilariño Alonso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también la encuentro preciosa, siempre hay personas con gran agudeza mental y amplitud de miras :-)

      Eliminar
  2. Me encanta la historia..., ya sabes, las colecciono. ¡Gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leerla, Laura :-)

      Eliminar
  3. Anónimo5/11/13

    Genial la historia y el enlace a las "moralejas"
    Sònia Yanguas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho de que te guste. Gracias por compartirlo :-)

      Eliminar
  4. Anónimo5/11/13

    Yo creo que ésta es una lección vital, la de elegir constantemente.
    Nunca, o casi nunca, para no ser tan tajante, puedes tenerlo todo y es ahí en esos momentos donde te juegas gran parte de tus proyectos vitales. Sólo hay que acertar.
    Josep Antoni Martínez Ortigosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, Josep Antoni, hay que acertar. Y el porcentaje de aciertos suele ser alto si te guías por un conjunto de principios éticos, ¿opinas lo mismo?

      Eliminar
  5. Anónimo5/11/13

    Fantastico, Edita!!! y más si viene de Ferran. Yo ya vendi mi deportivo cuando compre el monovolumen. Un beso.
    Cristina Cama García

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta el cambio de vehículo, es muy significativo :-)
      Y si eres amiga de Ferran ya tenemos un buen lazo tú y yo.
      Abrazote

      Eliminar
  6. Anónimo6/11/13

    En una realidad distinta de la actual, podríamos practicar mucho más los principios éticos de nuestra humanidad y al mismo tiempo de la animalidad intrínseca de nuestra existencia. Ahora bien, esto que digo no es excusa para no practicar la eticidad en la gran mayoría de nuestros actos. Por cierto con una aplicación mucho mayor del sentido común de las cosas, nos iría de manera muy diferente. Y para los "cabreados" que somos legión, también la política y los políticos se desenvolverían a gusto de casi todos. Josep Antoni Martínez Ortigosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu reflexión, Josep. Estoy de acuerdo en que tenemos muchísimas oportunidades cada día para comportarnos en consonancia con los principios éticos. Y creo que si todos lo hacemos, y además a menudo, también los políticos cambiarán. Sé que no es tarea de un día, pero al fin y al cabo los políticos son una parte de nuestra sociedad, es decir, una parte de nosotros mismos.

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo6/11/13

    Preguntas y opciones… ¡Patéticas! Muchas personas son como alfileres: sus cabezas no son lo más importante.¿ No es posible medir la inteligencia del individuo por la cantidad de incertidumbres que es capaz de soportar?
    Jose Maria Boada Guixens

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Jose Maria, quizás puedan ser opciones patéticas, depende del ángulo desde el que se miren. Y sí hay formas de medir el grado de incertidumbre asumible en una situación dada, generalmente atendiendo simultáneamente tanto a la inteligencia racional como a la emocional.
      Gracias por tu reflexión

      Eliminar
  9. Anónimo6/11/13

    Curioso, cierto que hay gente con mucha agudeza mental. Gracias por el link que incluye.
    Patirke Gómez Duarte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por leer mi entrada, Patirke :-)

      Eliminar
  10. Acompaño tranquilamente, le prestaría mi Auto a mi Amigo para que le lleve al enfermo al hospital y me quedaría con mi pareja esperando el autobus...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que te ha gustado la solución creativa :-) A mí también.
      Gracias por visitar mi blog

      Eliminar
  11. Anónimo7/11/13

    Por mala senda en tenebrosa noche
    sin saber a dónde voy, camino a ciegas,
    ignorante a la par de dónde vengo.
    Alphonse de Lamartine
    Jose Maria Boada Guixens

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito, Jose María, y bonita también la asociación que has hecho.
      Te deseo que tengas muchos momentos para gozar de la poesía gracias a tu sensibilidad, y muchos momentos de éxito en la vida gracias a tus inteligencias

      Eliminar
    2. Anónimo9/11/13

      Gracias Edita!!! Esos momentos, aunque tarde, me llegan cuando realmente me siento libre, cuando puedo ser algo "gamberro", cuando finalmente me he liberado de las ataduras que me obligaban a ser el que no era, a comportarme en puestos de trabajo como era debido. Me perdonarás si más no me entenderas que me permita extralimitarme al recordar viejos test...Al fin y al cabo el problema no son las preguntas y respuestas sino mas bien quienes las interpretan...Y por desgracia en la profesión no faltan necios..Se conocen infinitas clases de necios; la más deplorable es la de los parlanchines empeñados en demostrar que tienen talento..
      Jose Maria Boada Guixens

      Eliminar
    3. En la profesión y en todas las profesiones, creo que todos conocemos a más de un necio... menos mal que la mayoría de las personas somos normales :-)

      Eliminar
  12. Muy bueno e interesante, el dilema se resuelve y pocos daríamos con la respuesta, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leer la entrada, Mateo. Efectivamente es una buena respuesta, pero supongo que también se podrían aceptar otras, en función del sentido de la ética de cada uno, ¿estás de acuerdo?

      Eliminar
  13. Anónimo16/11/13

    Lo tengo claro!!!
    Charo Hernández Martí

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por leer la entrada, Charo :-)

      Eliminar
  14. ¡¡Ja ja ja!! Cómo me ha gustado la respuesta!!
    No veas las cábalas en las que andaba yo no queriendo dejar nadie en la parada...
    Genial entrada, como siempre. Gracias Edita!! Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy yo la agradecida por tu interés, tu tiempo y tu compañía, Amaia :-)

      Eliminar