8 de junio de 2022

La Naturaleza nos advierte... y nosotros bailando

 



Nos inundan las noticias sobre los planes que las empresas de prácticamente todos los sectores están diseñando para frenar esta terrible crisis climática que nos amenaza con consecuencias irreversibles.  En las redes sociales, los medios de comunicación, la publicidad a domicilio... nos explican cuán seriamente se están planteando contribuir a rebajar los índices de CO2 y tantas otras iniciativas plausibles.

Es cierto que muchas empresas realmente se comprometen, pero desafortunadamente aún son muy pocas para conseguir revertir la situación.  Por ejemplo, los beneficios de las petroleras siguen aumentando, y todos sabemos que si este sector de actividad tiene beneficios otros sectores tienen problemas de liquidez y  la naturaleza está sufriendo.

Juan F.  en Salida de Emergencia explica muy bien las interacciones entre el estado económico y el medio natural, reflexiones que todavía no han calado en diversos sectores. Por ejemplo,  Kate Fletcher - pionera del movimiento slow fashion - comenta respecto al sector de la moda:  "los pilares de la economía circular y sus objetivos son positivos. Pero llevado a la práctica, solo se ha conseguido perpetuar todos los males de la industria de la moda". 

No solo en el sector energético y en la industria de la moda encontramos empresas que ponen los beneficios económicos en primer término;  los regantes y las urbanizaciones turísticas de Doñana se comportan de forma parecida, las aerolíneas  intentan convencernos de que lo hacen muy bien...

Tal parece que la sociedad detesta escuchar tantas advertencias de la naturaleza y mira para otro lado:


Afortunadamente, tenemos muchos voces que intentan concienciar:

Edgar Ocampo Téllez opina que el tema de la energía está por encima del tema climático. Va a detener la sociedad, es lo que va a provocar que no causemos tantas emisiones de gases invernadero, que no dañemos el planeta. (Una interesante entrevista de Beñat Zaldua).

Del mismo modo, sabios reconocidos como Fernando Valladares , Antonio Turiel  y  Jorge Riechmann - por citar algunos - nos están avisando sin descanso de las dificultades que se nos avecinan, y existen numerosas iniciativas sociales como la Economía Solidaria pero parece que necesitamos mucho más tiempo del disponible para que estos mensajes calen...  

Incluso hay empresas que intentan tímidamente mitigar la crisis climática.

Si la cuestión climática se extiende también al mundo del trabajo, los efectos de divulgación se pueden multiplicar.  Se ha conocido la noticia de las manifestaciones de los trabajadores de una industria automovilística de Múnich, que han dado la voz de alarma sobre los efectos contaminantes de los componentes de los automóviles, incluido el almacenamiento de las baterías eléctricas, si no se toma en serio la investigación para paliar sus consecuencias.  

El ejemplo de la alianza entre el movimiento por el clima y los trabajadores de Múnich ofrece un ejemplo de cómo se pueden liderar las luchas en la industria del automóvil si se mantienen hombro con hombro, y, lo que es más importante, muestra cómo puede tener éxito la organización conjunta.  Un dirigente sindical de la fábrica de Múnich prometió que él y sus compañeros de lucha se encadenarían a las máquinas si fuese necesario.  Para él y todos sus compañeros de las plantas de Bosch y para todos lo que trabajan en las cadenas de producción y suministro de la industria automotriz, la lucha continúa y eso es igualmente cierto para el movimiento climático.  Por eso, al nombrar a su grupo Protección del Clima y Lucha de Clases, ciertamente, no prometieron una meta inalcanzable. (Martín Pallín, J.A., 2022: Los derechos de la Tierra. Una propuesta de Constitución).

Nos queda un rayo de esperanza.  Si a los científicos, ONG's y otras organizaciones concienciadas se empiezan a unir los trabajadores,  quizás consigamos entre todos que el mensaje tenga suficiente fuerza como para evitar el colapso.  Todos podemos poner nuestra gotita de agua para apagar el incendio.  Yo intento aportar facilitando que las organizaciones se gestionen aprendiendo de la naturaleza y de algunas otras formas que tengo a mano. ¿Quieres compartir aquí iniciativas recomendables que conozcas?  Te lo agradeceré :)

10 comentarios:

  1. Miguel Foraster9/6/22

    Apreciada Edita: Muchas gracias por tus reflexiones tan acertadas. Es paradigmática la estatua de la catedral de Moulins, que puede interpretarse como la siguiente etapa del desarrollo humano, convirtiéndose en un ser con piel de reptil para protegerse de las nuevas condiciones ambientales insoportables para los humanos actuales; aunque también puede interpretarse que una raza extraterrestre de reptilianos ha tomado posesión de la Tierra, no se sabe si para exterminar a los humanos con el garrote de la estatua (= símbolo de un arma para imponerse por la fuerza) y salvar al planeta, o si su aparición coincide con el momento en que los humanos se han autodestruido y los susodichos vienen a intentar rehabilitar al planeta aprovechando sus características morfológicas que les protegen de las malas condiciones generadas por los humanos extintos (radioactividad, contaminación química, falta de aire, elevada temperatura, carencia de agua potable, etc, etc). Sea lo que fuere, los científicos que no comen ni beben de pesebres ni abrevaderos públicos o del contubernio industrial, dicen que es imposible parar la degradación de la Tierra y que el colapso de la civilización humana es inevitable. Algunos soñadores ya están montando aparatos para marcharse de la Tierra para vivir bajo la superficie de Marte. De hecho, los textos antiguos parecen volver a la actualidad respecto a la destrucción súbita y por colapso de la civilización de la Tierra (en nuestra tradición, el libro de Apocalipsis (que traducido del griego significa una “Revelación”)). Para rematarlo, sólo nos falta visionar día a día, en directo, la crueldad y destrucción de los pobladores de Ucrania y sus infraestructuras no-militares, sin el menor atisbo de compasión o empatía. Desde el punto de vista de una conciencia universal, sin duda será un alivio el momento en que la raza humana desaparezca de la faz de la Tierra. Gracias por tus bienintencionados esfuerzos. Un saludo de Miguel Foraster

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por tus profundas y acertadas reflexiones, enriquecidas además con múltiples datos de diferentes ámbitos de la cultura. Siempre es un placer leerte y aprender de ti.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Ana Rodríguez Cala9/6/22

    Felicidades Edita, un excelente articulo que hace reflexionar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecida, Ana, eres muy amable. Te agradezco tu tiempo y tu atención :)

      Eliminar
  3. Anónimo10/6/22

    Gracias Edita, con síntesis extraordinaria como le caracteriza en sus artículos, pone a todos a reflexionar como la actividad antropogénica nos llevará al desastre que ya se palpa y se anifiesta desde los glaciares derritiéndose-donde el fin de obtener el petróleo que en esas profundidades existen- es para algunos no motivos de sudetección, que podría y aún pudiera detenerse con buenas prácticas ambientales. Vivo en CUBA petenezco a la Comisión Nacional de Bienestar Animal y la Cátedra de Medioambiente en la Universidad de Ciencias Médicas de la Habana y en esta semana desarrollamos conferencias y encuentros con aluumnos, profesores y trabajadores de la Institución

    ResponderEliminar
  4. Me siento muy honrada, amable lector, si puedo contribuir de alguna forma a su gran labor en Cuba cuente conmigo

    ResponderEliminar
  5. Anónimo11/6/22

    Querida Edita!! Tu acertado articulo pone mas presión para resolver este drama ecològico que debemos evitar. Insistir y Persistir es la misión de los ciudadanos responsables que deseamos un futuro para (en mi Cadi) nuestros nietos y nietas!! Gracias por tu reflexión y recordatorio!!! 🙏🙏

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecida, amable compañer@ de viaje. Ojala lo consigamos entre todos :)

      Eliminar
  6. Toñín13/6/22

    Muy acertada y documentada como siempre.
    Siendo muy escueto, "Nada es imposible, solo hay que intentarlo"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Toñín, no puedo estar más de acuerdo con tu frase; en eso también coincidimos :)

      Eliminar