24 de febrero de 2013

Cerebros conectados




Los cerebros de los músicos se sincronizan unos con otros al interpretar piezas conjuntas.

Te invito cordialmente a que leas esta entrada fascinante publicada en Tendencias 21.  Me ha provocado una serie de sensaciones que quisiera compartir contigo, para saber si son normales o tendría que empezar a preocuparme ;-).
 
Orquesta sinfónica de Londres
 Estoy segura de que también se sincronizan con los músicos los cerebros de los oyentes. Supongo que a más de una persona, como a mí, le ha ocurrido notar  su cuerpo preparado para recibir la música, con un nudo en la garganta, los ojos húmedos y toda la piel pendiente de los sonidos.  Estar en una  buena sala de conciertos, escuchando una buena orquesta ejecutando una pieza maestra, es un placer que se nos ha dado a los humanos y que deberíamos disfrutar mucho más a menudo.
 
 Te dejo aquí un enlace a la Orquesta Sinfónica de Londres.  Que lo disfrutes.

También estoy segura de que esa sincronización se da entre dos o más personas que comparten muchos puntos de vista.  Al menos yo siento con algunas personas esa conexión "inalámbrica" que nos hace vibrar, pensar, ejecutar y sentir simultáneamente ante una situación dada.  Hasta ahora le llamábamos intuición, empatía,  telepatía, etc.;  ¿podría ser la red intercerebral de sincronización que menciona el artículo?  ¿No has experimentado esa sensación contemplando con algunos amigos un buen cuadro, comentando una lectura, admirando un paisaje único, compartiendo algo apreciado por todos? 

E incluso aunque no se tengan de momento muchos puntos comunes se puede sentir esa sensación;  por ejemplo, ante una determinada audiencia durante una conferencia, ante un determinado grupo de alumnos, ante un determinado equipo  cliente... es algo mucho más sutil y más profundo que estar de acuerdo, es la sensación de compartir de verdad, de una forma que no sabría concretar pero que es muy "palpable".  Es entonces cuando el trabajo se convierte en un verdadero regalo que crea adicción.

¿Y si supiésemos crear conscientemente redes intercerebrales? 
    • ¿Cómo podría dibujarse un nuevo contexto profesional? 
    • ¿Qué papel tendría el líder de una organización en esta red? 
    • ¿Qué se podría esperar de las personas que conformaran la red? 
    • ¿Cómo se podría dibujar un nuevo marco de interrelación en el que todas las personas involucradas vivieran sus propias aportaciones y las del resto de los integrantes de la red?

8 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo Edita, lo invisible ha sido siempre menospreciado por la ciencia, que en un alarde de autosuficiencia, lo despreciaba.

    Me ha encantado tu entrada Edita!

    Un abrazo fuerte e invisible;))

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Iosu, es un honor que leas mi entrada :-)

    ResponderEliminar
  3. Anónimo29/5/13

    Es realmente cierto. He tenido ocasión de experimentar con mi equipo de trabajo esa sensación y esa conexión especial entre todos los que componemos el Departamento de Recursos Humanos dónde trabajo. Son muchos años y muchas horas juntos y a veces no nos hace falta ni siquiera hablar para comentar lo que pensamos y eso, se acaba reflejando en un trabajo bien hecho.
    Beatriz Caparrós Ezpeleta

    ResponderEliminar
  4. ¡Qué bien, Beatriz, es estupendo poder llegar a conseguir ese clima de trabajo, muchas felicidades!

    ResponderEliminar
  5. Anónimo29/5/13

    @EditaOla Me gustó mucho tu entrada de Conexiones cerebrales y aquello de que como mejor se aprende es enseñando. Gracias. Un saludo. Adela Montalvo



    ResponderEliminar
  6. Anónimo9/6/13

    Gracias, Edita, por iniciar el debate, y gracias a Michel por el video. Me ha encantado. Muy aleccionador.
    Silvia Sambucety

    ResponderEliminar
  7. Anónimo12/6/13

    Según los estudios neurológicos los lóbulos temporales y frontales generan las ondas de atracción, sincronización y creatividad.

    Cuando éstos se bloquean no se pueden producir acercamientos, inspiraciones ni ideas, se pierden las musas de conexión que al fin y al cabo no son otra cosa que estímulos cerebrales en movimiento.

    La música es uno de los medios que nos ayuda a interconectar las sensaciones y al mismo tiempo compartirlas. La similitud entre las musas son los entes que nos unen, el distanciamiento entre ellas nos distancian.

    En el caso de una orquesta todos sus componentes están sintiendo en ese momento un mismo ritmo, un ritmo acompasado señalado a través de una partitura, un recuerdo o conocimiento, al mismo tiempo combinado con una Dirección incluso figurativa.

    Con otros tipos de música, la musa, el sentimiento, la electrificación producida en los lóbulos cerebrales es más asíncrona, libre e independiente, no obstante la repercusión sobre la inspiración es muy similar a la producida con la música clásica.

    La conexión cerebral sensitiva e ideológica podría definirse como la utilización de los ritmos y afinación sensitiva conjunta o independiente unidas por una misma "musa".

    El cerebro funciona exactamente igual que las redes tecnológicas, las redes cerebrales fueron las pioneras y las tecnológias únicamente son una copia.

    Blanca Sánchez R

    ResponderEliminar
  8. Y tanto que son una copia, siempre estamos imitando a la naturaleza :-)

    ResponderEliminar