26 de febrero de 2015

El toro, la niña y la plasticidad del cerebro: reflexiones para directiv@s

Cualquier persona que tenga responsabilidad sobre los comportamientos de otras personas repasa periódicamente qué tipo de influencia está ejerciendo y cómo puede mejorarla en aras del bien común.

Comencemos por tres ejemplos de comportamiento "sólido", en el sentido de rocoso, inamovible:


Primer ejemplo:  Había una vez una niña que caminaba hacia el campo llevando un toro por el ramal. A mitad del sendero se encontró con la maestra y tuvieron el siguiente diálogo:
  • ¿Dónde vas, niña, con este toro?
  • Voy a llevarlo a que cubra la vaca
  • ¡Dios mío, tan pequeña y haciendo estos encargos! ¿Y no podría hacerlo tu padre?
  • No, señora maestra, ha de hacerlo el toro.
 

Segundo ejemplo:  la respuesta de  Krüger (jefe de los boers a principios del siglo XX) ante una propuesta belga de construir un ferrocarril en el territorio:   "No he encontrado en las Sagradas Escrituras referencia alguna a ferrocarriles, por lo que los considero al margen de la creación divina y no consentiré su instalación en el Estado boer".


Tercer ejemplo :Fiesta de la Misteriosa Luz , que conmemora el hecho de que el Obispo perdonó al pueblo de Manresa, excomulgado años atrás por haber construido una acequia sin su permiso.

La maestra del pueblo, el caudillo boher y el obispo medieval de Vic tenían algo en común:una forma monolítica, rocosa, de mirar la realidad, esa forma que impide abrir la mente y captar la realidad compleja que nos rodea en todos sus matices.   Son tres ejemplos correspondientes a épocas pasadas, afortunadamente. (Aunque todos conocemos, ay, alguna similar en el siglo XXI).



Demos un salto en el tiempo y leamos a un investigador actual:  Eduardo J. Pedrero  y su equipo   investigan sobre neuropsicología.  Puedes leer una de sus investigaciones en  Papeles del Psicólogo   (páginas 54 y sucesivas), a la que voy a referirme.

Nos explica, por ejemplo, que se ha pasado de estudiar la molécula a estudiar el cerebro como órgano en constante interacción con el ambiente; (tuitear)  que el trazado es ambiente --> genes --> cerebro --> conducta,  y que los rasgos de personalidad correlacionan con la estructura del cerebro. (tuitear)

Cito tres párrafos del estudio: 

La extraversión es el rasgo de personalidad más consistentemente vinculado con el bienestar social, (tuitear) lo que correlaciona con el grosor de la sustancia gris en la corteza dorsolateral prefrontal medial (Kong, Hub, Xue, Song y Liu, 2015).

La DMN (una red neuronal) representaría el sustrato neurológico en el que se deposita el producto de la interrelación entre la carga genética y las experiencias en la relación del individuo con su ambiente, representando, en último término, un 'manual de instrucciones'  que dirige,  de forma estable y persistente, el modo en que el sujeto gestiona su relación con el mundo, su búsqueda de reforzamiento, su afrontamiento de conflictos, sus metas y valores personales:  en suma, donde reside su personalidad.

En el momento actual puede afirmarse que existen indicios suficientes para considerar que la experiencia individual interacciona con la dotación genética para modificar, mediante mecanismos de plasticidad neuronal, la arquitectura cerebral y permitir de algún modo la formación de reglas de comportamiento, una especie de 'manual de instrucciones' idiosincrásico que permite al sujeto anticipar las consecuencias de su conducta y reducir la incertidumbre.

Es decir, el cerebro capta información externa, elabora su 'manual de instrucciones' y ello modifica la estructura cerebral. (tuitear)

Si eso es así, y la ciencia parece confirmarlo actualmente, la forma de proceder de  un directiv@ tiene una importancia tremenda:  ni más ni menos que está contribuyendo a modificar la personalidad de las personas de su equipo moldeando su cerebro. 

Por lo tanto, resulta cada vez más imprescindible dotar a las organizaciones de ejecutiv@s que cuenten con un cerebro lo suficientemente "elástico" como para permitirles trabajar en la incertidumbre, porque ello supondrá, entre otras cosas, que estarán más predispuest@s a preocuparse por el impacto que están causando en sus equipos de trabajo.

Y como hemos hablado de un 'manual de instrucciones', te invito a que redactemos conjuntamente una especie de 'recordatorio' para directiv@s.  Empiezo y tú sigues, ¿te parece bien?

  1. Preocuparse por el impacto que se causa está relacionado con la ética.
  2. Preocuparse por el impacto que se causa está  relacionado con la innovación.
  3. Preocuparse por el impacto que se causa está relacionado con el bienestar social.
  4. Interesarse por la neuropsicología puede ayudar a generar impactos positivos en la sociedad.
  5.  .......
Por si quieres echar un vistazo, te dejo aquí un buen video:

http://bit.ly/1DKLkL1

10 comentarios:

  1. Nuestras relaciones marcan nuestra salud Edita. En el ámbito organizacional medir el impacto de nuestros métodos es directamente proporcional al gasto en pérdida de productividad y eficiencia por deterioros en la salud del personal y en la falta de creatividad en el mismo, debido al pernicioso efecto del estrés acumulativo. Humanizar las organizaciones comienza a ser algo urgente. Hoy en mi blog reflexionaba sobre este similar asunto de tu entrada. Gracias y feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Adela, obviamente estoy totalmente de acuerdo con lo que dices y ahora mismo voy a visitar tu blog :-)

      Eliminar
    2. 5. Ser una persona ética es altamente recomendable para vivir en sociedad, no sólo para trabajar en una organización.
      Creo sinceramente que las personas éticas son más felices - porque saben cómo han de comportarse para estar de acuerdo consigo mismas - y ayudan a que las personas que les rodean hagan de vez en cuando revisión de sus propios comportamientos, por lo que podríamos decir que las personas éticas son una suerte para la sociedad que cuenta con ellas

      Eliminar
    3. No puedo estar más de acuerdo, Alicia, no se puede decir más con menos palabras :-)
      Muchas gracias por leer el artículo y por tus aportaciones.

      Eliminar
  2. Realmente impresionante lo que pueden influir nuestros propios pensamientos y los de los demás, sobre nuestro comportamiento, Muchas gracias Edita !

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, teníamos algunos datos que hacían suponerlo, pero disponer ahora de demostraciones concluyentes puede servirnos para reflexionar sobre nuestros modelos de interrelación y sobre nuestra corresponsabilidad sobre los resultados que se obtengan (en la familia, la empresa, la sociedad...)
      Muchas gracias por leer el artículo, Pere :-)

      Eliminar
  3. Marvy Navarrete3/3/15

    Me interesa el tema!!el conocer nos permite desafiar nuestra experiencia y generar cambios significativos en el modo de socializarnos y alcanzar de mejor modo el tan anhelado....Bien Común!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, cuando nuestro cerebro cambia lo hacen nuestros comportamientos, y eso tiene repercusiones en las personas de nuestro entorno; de modo que estamos aportando nuestro granito de arena para conseguir poco a poco una sociedad mejor.
      Gracias por tu reflexión, Marvy

      Eliminar
  4. Ma Marisela García Mtz23/3/15

    Muy interesante la información tanto del texto, como del video. Qué gratitud siento al saber que contamos con maravilloso regalo en nuestro cuerpo y ser. Gracias por compartir, Edita. Saludos cordiales,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Ma Marisela, por leer y recomendar el artículo. Te deseo que seas feliz :-)

      Eliminar