15 de julio de 2013

Venecia y el mentoring

Nada nuevo bajo el sol:  en el siglo XI ya se aplicaban estrategias encaminadas a obtener lo mejor de cada uno de los partners en un negocio para incrementar los resultados:

A partir del año 1050, Venecia se convirtió en el lugar más rico del mundo. Una de las causas principales de la expansión económica de Venecia fue una serie de innovaciones contractuales que hicieron que las instituciones económicas fueran mucho más inclusivas. 
 La más famosa fue la commenda,  un tipo de sociedad por acciones rudimentaria que se formaba solamente mientras duraba una única misión comercial.  En la commenda participaban dos socios, uno 'sedentario', el que permanecía en Venecia, y otro que viajaba. 

El socio sedentario ponía capital en la empresa, mientras que el socio que viajaba acompañaba a la carga.  Normalmente, el socio sedentario ponía la mayor parte del capital.  Los jóvenes emprendedores que no tenían riquezas podían entrar así en el negocio del comercio viajando con la mercancía.  Era una de las principales formas de ascenso social, lo que también enriquecía a Venecia en su conjunto.  Así pues, este acuerdo favorecía a las tres partes:  la ciudad, el socio sedentario y el socio viajero.

Este planteamiento guarda muchas similitudes con la relación que se establece en una empresa entre un senior y un junior cuando la empresa tiene claro que es vital para su consolidación, expansión y perpetuación que el know how  se conserve y amplíe a lo largo de las diferentes generaciones que trabajan en pro de los objetivos corporativos.

El senior aporta los conocimientos acumulados a lo largo de toda su trayectoria profesional y personal, y el junior aporta su vigor, ilusión, proactividad y ganas de explorar y desarrollarse.  Cuando este tándem se ha diseñado adecuadamente y tiene todo el respaldo de la empresa, los resultados son magníficos para las tres partes:  empresa, senior y junior. 

El esplendor de Venecia comenzó a declinar cuando los nobles se sintieron amenazados por la pujanza de los advenedizos.  Las empresas comienzan a tener problemas de participación en el mercado cuando sus accionistas y / o directivos comienzan a pensar que sólo se debe de cuidar el capital.

¿Conoces alguna empresa a la que se pueda aplicar esta analogía?

He sacado el apunte histórico del magnífico libro "Por qué fracasan los países" de Daron Acemoglu y James A. Robinson.  Para entretener una  tarde veraniega te dejo también un enlace al video "Los viajes de Marco Polo"  y un resumen del Libro de las Maravillas .  Que los disfrutes :-)

24 comentarios:

  1. Anónimo15/7/13

    Excelente analogía, y excelentes recomendaciones. Mentoring para las empresas (qué grandes proyectos se están/estamos desarrollando) y el Libro de las Maravillas, de Marco Polo como lectura para este verano. Y yo añadiría, de otro genial italiano, Italo Calvino, leer -o releer- Las Ciudades Invisibles, un viaje imaginario sobre el viaje de Marco Polo.
    Juan Francisco Martín Gil

    ResponderEliminar
  2. Genial, Juan Francisco, seguiré tu recomendación encantada de la vida :-)
    Muchas gracias por tus aportaciones

    ResponderEliminar
  3. Anónimo15/7/13

    ¡Muy buena analogía, Edita!

    ¡Saludos y feliz lunes!
    Montserrat Romero Olea

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Montserrat. Yo también te deseo un día feliz :-)

    ResponderEliminar
  5. Anónimo15/7/13

    Edita, como también comparte Montse, nos presentas un buen artículo. Sigues en tu blog en tu línea, " tan creativa y pacífica" como siempre, con la enorme cualidad de decir las cosas en su justa medida.

    Preguntas si conocemos alguna empresa a la que pudiéramos asociar la analogía que se vivió y desarrolló Venecia en aquella época, te podría decir que aplicará a todas aquellas empresas que no tienen en la actualidad ninguna visión de futuro y que únicamente se basan en el presente y en la reducción de costes.

    El socio sedentario (capital y/o Dirección) olvida que nunca será nada sin el socio que aporta el movimiento.
    Blanca Sánchez R.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, Blanca, el éxito tiene varias bases, entre ellas el socio que aporta el movimiento. Las empresas que lo entienden así miran a medio plazo y obtienen más éxitos (no sólo económicos, que también)
      Gracias por tus aportaciones

      Eliminar
  6. Anónimo15/7/13

    Por lo que señalas, no hay nada Nuevo solo lo que se nos olvida!
    Julio Martínez Garay

    ResponderEliminar
  7. Bueno, supongo que algo nuevo habrá, pero estoy de acuerdo en que se nos olvidan muchas cosas importantes :-)
    Gracias, Julio

    ResponderEliminar
  8. Es lo que podemos decir, usar el sentido común.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Josep, el sentido común es algo que cuando se aplica ayuda enormemente a conseguir los objetivos de forma "ecológica", sin perjudicar a los demás. Gracias por tu comentario

      Eliminar
  9. Anónimo16/7/13

    Una vez más: Estupenda manera de relacionar al Dux con los negocios
    Que tal si nos regalas algo de los banqueros florentinos en un próximo comentario, y nota que dije próximo no future, por la prisa que tengo de leerte
    Julio Martinez Garay

    ResponderEliminar
  10. Julio, me abrumas. Qué más quisiera yo que saber cosas de los banqueros florentinos y de tantos otros colectivos fascinantes... Te agradezco mucho tus palabras y me quedo un tanto preocupada por la responsabilidad :-)

    ResponderEliminar
  11. Anónimo16/7/13

    Karen Ticozzi: Muy buena analogía! Al ser yo de Venecia, me encanta especialmente el artículo.

    ResponderEliminar
  12. Pues me alegro doblemente :-) Muchas gracias, Karen

    ResponderEliminar
  13. ¡Que barbaridad, Edita!
    ¿Escribirás algún día un post enseñándonos a usar nuestra creatividad?

    ResponderEliminar
  14. Hola, ATM tu pregunta es muy halagadora pero soy incapaz de responderla, porque ya sabes que cada cerebro tiene su propia forma de funcionar..

    ResponderEliminar
  15. Anónimo18/7/13

    Muy buen comentario y reflexión Edita. A mí también me recuerda al modelo de relación entre el 'business angel' y el emprendedor. Un modelo que potencia la creatividad utilizando la experiencia del 'business angel' que a menudo ejerce de mentor y una alternativa loable a la financiación tradicional de la banca. Lo digo por por propia experiencia :) Un abrazo. Paco Martínez Losa

    ResponderEliminar
  16. Sí, se parecen mucho. Son "nuevas" formas de potenciar los talentos, y sólo con verte se entiende lo bien que funcionan estos inventos
    ;-)

    ResponderEliminar
  17. Anónimo20/7/13

    Gracias, Edita!! He tenido buenos maestros y mentores. Recuerdo con cariño el proyecto con Transiciel en el Montseny ;)
    Paco Martínez-Losa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también, fue un proyecto precioso :-)

      Eliminar
  18. Anónimo14/8/13

    Edita, me apasiona Venecia y me encantó la claridad abrumadora con la que desarrollaste el tema (este tema y todos los que tratas en general).

    Además, me he fijado que respondes a todos los comentarios de tu blog. Todo un detalle.

    ¡Muchísimas gracias!

    Ester





    ResponderEliminar
  19. Gracias a ti, Ester. Lo mínimo que puedo hacer es responder a los comentarios de las personas que se toman el trabajo de leer mis entradas, es la única forma que tengo a mano de agradecerles el interés.
    Estoy encantada de que me leas, me siento muy honrada :-)

    ResponderEliminar
  20. Muy buena analogía, Edita. Comparto este estupendo post en la red :)

    ResponderEliminar