25 de agosto de 2014

Algo más de cancamusa


Es difícil encontrar una forma más perfecta de explicar el concepto "relaciones de respeto".  Veamos esta especie de Manual de Procedimientos aplicado al día a diía.  Espero que disfrutes.




 Winny Burger es una creación de los geniales Cruz y Raya (José Mota  y Juan Muñoz) que nos sirve para reflexionar sobre qué significa en realidad el concepto "respeto al cliente" : 
  • Cuando se diseña el producto,
  • cuando se escogen los mensajes,  
  • cuando se piensa en las necesidades del cliente,
  • cuando se explica al cliente las opciones disponibles,
  • cuando se recogen las reacciones del cliente, 
  • cuando se intenta  reconducir la situación,
  • cuando el cliente busca otra alternativa,
  • cuando se analiza cómo mejorar las relaciones que se establecen con el cliente...
Seguro que se te ocurren más apartados, porque no es mi intención hacer un listado exhaustivo. Lo único que he pretendido es ofrecerte una buena herramienta de trabajo para compartir con tu equipo, inedependientemente de la posición que ocupes y del equipo con el que trabajes.  Si cambias "cliente" por "persona" seguro que lo puedes aplicar en múltiples contextos.

Yo tengo claro que, a partir de ahora, cuando tenga que hablar sobre relaciones respetuosas sólo necesitaré decir "algo más de cancamusa, por favor".

8 comentarios:

  1. Gracias Edita por la lección de ATC, al final todo se basa en una premisa sencilla "la escucha".
    Escuchar al cliente o al de enfrente para poder ver lo que necesita, lo que quiere o lo que demanda. Si es tan sencillo ¿porqué a veces lo hacemos tan dificil?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que nos resulta tan difícil porque nos centramos en nosotros mismos en vez de escuchar al interlocutor :-) Gracias por leer la entrada, Alicia

      Eliminar
  2. Albert Vilariño26/8/14

    Aunque hay personas y empresas que dan una gran atención al cliente, ojalá algunas se aplicaran más el concepto "respeto al cliente" (y también a las personas) que señalas en tu artículo, Edita, porque hay cada personaje de cara al público que te preguntas como es posible que con la cantidad de gente válida que hay sin trabajo se tenga que aguantar según qué tratos... Saludos cordiales!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Albert, a veces no se tienen en cuenta estas cosas tan elementales... Gracias por leer mi entrada :-)

      Eliminar
  3. Muchas gracias Edita, me he reído a carcajadas!! Yolanda ha subido a preguntarme si me pasaba algo.

    Muchas empresas tienen a personas robots en la relación con los clientes, ni sienten ni muestran emoción alguna. Viendo el avance de la robótica, miedo me da.
    Un besazo y GRACIAS!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Iosu, me alegro de que te haya gustado. Me importa mucho tu opinión sobre el mundo de las relaciones con el cliente :-)

      Eliminar
  4. ¡¡Ja ja ja!! Geniales José Mota y Juan Muñoz y muy bien traído tu artículo, Edita.
    Cómo me he reído, mi familia se pensará que estoy mal de la chaveta...

    Llamar por teléfono a "este" tipo de empresas siempre ha sido un "horror".

    Hace poco me tocó hacer una llamada a una compañía telefónica y... "chipi-wini-mini"...
    lo que yo no sabía lo de la "cancamusa" pero ten por seguro que la próxima vez que me pase
    se lo diré, a ver qué me responden, je je je ;-)

    Muxuss y Muchas gracias por este momentazo.

    ResponderEliminar
  5. Me alegro mucho de que te haya gustado, Amaia, y si llegas a utilizar la frase con una empresa "chipi-wini-mini" avísame, por favor, me encantará saber qué ha pasado :-)

    ResponderEliminar