1 de abril de 2014

El bombero tricotoso, la gamificación y el liderazgo compartido

De cómo la experiencia ayuda a comprender la teoría (y no al revés :-))

Allá en mis años mozos experimentaba una curiosa mezcla de curiosidad, creatividad, necesidad de ganar dinero y atrevimiento.  Como resultas de todo ello me encontré ante un grupo de adultos expertos cada uno en su materia, a quienes se suponía que yo debía instruir en las artes de la docencia.  Ellos eran técnicos expertos en sus respectivas materias y yo "experta" en formación de formadores.

En aquél  numeroso grupo se habían inscrito, entre otros, un profesor de mimbrería, una de peluquería, un abogado, un informático, una psicóloga, un contable, uno de comercio internacional, un repostero... y - para mí el colmo del "exotismo" - un bombero especialista en soldadura subacuática.

www.soldadura17.turincon.com
Después de la primera sesión de trabajo con el grupo decidí que era una tontería seguir las pautas tradicionales yo hablo / ellos escuchan:  el grupo se aburría y yo no veía el momento de acabar.

Así que de una forma más o menos intuitiva se me puso en marcha el cóctel comentado y decidí confiar en mi creatividad y en su experiencia profesional: las siguientes sesiones consistieron en:
  • la ejecución (en pequeños grupos) de una tarea desconocida para ellos;
  • la reflexión sobre por qué y cómo habían hecho lo que habían hecho;
  • la preparación de una clase para el resto del grupo (que había realizado otra tarea también desconocida).
  • Cada uno de los subgrupos realizó esta secuencia de actividades.
Las sesiones de puesta en común, en que cada subgrupo hacía de profesor sobre su materia para el  resto de los subgrupos, fueron memorables. Todavía recuerdo con una sonrisa al repostero haciendo trucos de magia y, sobre todo, al bombero totalmente absorto en realizar bien su demo, consistente en tejer una bufanda.

En cada sesión nos reíamos hasta las lágrimas y siempre tenían que desalojarnos porque olvidábamos mirar el reloj. Pero lo mejor de todo es que cada una de las personas terminaron el curso sabiendo diseñar correctamente una programación didáctica, con todos sus apartados.

Después de mucho tiempo comprendí que lo que sucedió en este primer curso (después fui mejorando la metodología y no sólo en contextos de formación) estaba muy relacionado con:

la gamificación: cuando las personas adultas juegan en grupo y tienen la oportunidad de descubrir nuevas realidades sacan lo mejor de sí y avanzan incorporando conceptos importantes para su trayectoria profesional.  Sólo es preciso poner a su alcance una situación nueva, sugerente y retadora con cierta carga lúdica,

el liderazgo compartido: ese milagro ocurre sólo si la persona que lidera el grupo está dispuesta a aceptar que las personas participantes son adultas y poseedoras de múltiples tesoros que facilitarán la consecución de los objetivos, dejándoles una parte muy importante del protagonismo y de la toma de decisiones.  La persona que lidera sólo ha de estar pendiente, entonces, de asegurar la participación de todas las personas del equipo, hacer resonar adecuadamente las aportaciones valiosas, la gestión del tiempo, la aportación de los materiales y poca cosa más. Como dice mi amiga Iranzu, la cosa fluye.

¿Quieres aprender a hacer una bufanda, como "mi" bombero subacuático? :-)

18 comentarios:

  1. Anónimo1/4/14

    Genial, profundo y divertido!
    José Luis Montes

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado, Edita. Lo del liderazgo compartido es muy potente. Gracias,

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ti, Martha, cuando quieras hablamos de liderazgo compartido.
    Beso

    ResponderEliminar
  4. Anónimo1/4/14

    Edita,
    Muy bueno, la creatividad surge en el juego y la alternancia de los roles, es muy didactica tu experiencia.
    María Viviana Lorenzut

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, María Viviana, me alegro mucho de que te haya gustado :-)

      Eliminar
  5. Muy bueno Edita. Compartir conocimientos para liderar y el ansia por aprender y gamificar, sin duda, son ricos tesoros que deberíamos fomentar...o seguir fomentando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En eso andamos más de uno, tú entre ellos... :-) Muchas gracias por leerme, Alitxu

      Eliminar
  6. Edita, mira lo que me gustan los juegos, y que no sabía qué era eso de la gamificación. Me sonaba como a a hacer gamas, alguna forma nueva de vender, segmentando productos y clientes, y va a resultar que no, que consiste en volver a poner a los adultos a jugar.

    Si te soy sincero, no me extraña que tengas éxito con la propuesta de volver a aprender desde la experiencia, desde los ámbitos en los que desconocemos, desde la experiencia nueva que nos pone de nuevo el gorro de aprendiz, dejando de lado nuestro birrete de doctor. Poner a un bombero a tejer, a tricotar o a hacer macramé, y al repostero a patinar en roller.

    Nuevas experiencias que abren nuevos horizontes, y nuevas formas de hacer. En ese entorno, en el que nos reímos, nos encontramos con un igual, con otra persona que también tiene algo nuevo que aprender, y que también tiene algo que evolucionar.

    Crecemos, nos desarrollamos, y nos apoyamos unos a otros. En ese entorno no es extraño que el que más tira no es el que tiene el título más largo, ni mayor número de años de experiencia en su profesión. Y si me alargo, no hace falta que nadie tire, ni empuje, porque todos nos acompañamos en el caminar.

    Qué bonito post, Edita, pero sobre todo qué bonito ejemplo, de cómo la experiencia nos ayuda a aprehender la teoría, y no al revés.

    un abrazo, Mikel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario es un regalo lleno de ternura y de calidez humana, con muchas personas así cambiaríamos el mundo en un momento. Muchas gracias por ser así, Mikel.

      Eliminar
  7. Anónimo2/4/14

    Genial post, aprender jugando... Así todos podríamos tejer un futuro mejor
    Carmen Soler Pagán

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un comentario muy creativo, Carmen, que agradezco sobremanera :-)

      Eliminar
  8. Jugar, reír y liderar compartiendo para aprender desde la experiencia. Una fórmula genial que hay que promover. Lo comparto :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú eres muy buena haciendo esas cosas :-)

      Eliminar
  9. Edita, haces fácil y difícil, lo transmites de tal sencillez, que sólo es posible cuando has asimilado toda su complejidad.
    Muchas gracias por compartir tus conocimientos y experiencias, para mí es siempre un placer invertir unos minutos en aprender de tus lecturas.
    Gracias por estar siempre ahí.
    Un abrazote!!

    ResponderEliminar
  10. Muchas gracias a tí, Iosu, con lectores así es una gozada escribir.

    ResponderEliminar
  11. Bibiana Noguera Bosch1/4/16

    Muy fan de Edita Olaizola, de sus publicaciones, de su metodología y de sus clases, que recuerdo como super interesantes. Aqui un ejemplo!
    Bibiana Noguera Bosch

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bibiana, me vas a subir los colores. Agradecidísima :-)

      Eliminar